9 may. 2010

Carretera y manta.

Pensaba... En qué sentiria viajando por la carretera con la unica compañia del silbido del viento colandose por la ventana entreabierta y la musica de fondo, y quizas algun ladrido amistoso de Tierra para recordarme de vez en cuando que sigue ahi, que no se cansa de hacerme compañia.

Frenar para visitar lugares en los que nadie repara, lugares sin interes aparente. Lugares que realmente me gustaron mucho mas que las doce iglesias romanas vistas en fila, sin pausa, sin admiracion ni sorpresa, sin permiso para poder respirar profundamente.

Recorde aquella frase maravillosa que decidi que algun dia adoptaria como filosofia de vida: "Carretera y manta"... Dormir en la furgoneta con Tierra y un par de mantas, y al despertar, visitar el primer pueblo que encontrara por mi viaje hacia ningun lugar para comer algo y darme una ducha en algun albergue. No saber hacia donde viajas, sin prisa, sin tiempo...

Tan solo... carretera y manta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario