7 mar. 2013

Gobierno de imbéciles. Contigo.


Mirad lo que he encontrado esta mañana:




"Artículo 179. Otras normas.
1. Los ciclistas estarán obligados a utilizar cascos de protección homologados o certificados según la legislación vigente (...)"

Conclusión: Probablemente se suprima nuestro derecho y libertad a elegir si llevamos o no un maldito champiñón de plástico en la cabeza con el que no está de acuerdo ni la Federación Española de Ciclismo.

Gracias, querido Gobierno, por preocuparte por mi salud exigiéndome usar casco mientras me las haces pasar putas para poder terminar de pagarme la carrera, por haberme convencido de que si quiero conseguir vivir con algo de independencia va a tener que ser largándome de mi ciudad y probablemente de mi país, y de trabajo mejor ni hablo (aún teniendo, y como yo otros miles, con menos de 25 años un CV seguramente más completo que el de muchos de tus integrantes, que hasta el pelo tienen todavía alborotado de la electricidad estática del enchufismo de sus puestos), y en caso de caerme de la bici y romperme la cadera... No tengo suficiente conocimiento ni información sobre el panorama de la sanidad pública en España a día de hoy como para poder permitirme emitir un juicio sobre lo que pasaría con mi operación de cadera, así que mejor paro aquí, no vaya a ser que desprestigie el resto de cosas que he dicho y les reste veracidad. 

No quepo en mi del gozo y la gratitud y la amarga ironía que se me desborda hacia el sistema que rige este magnífico país cada vez que escucho alguna de sus maravillosas nuevas ideas.... Este país en el que el clima es una bendición y la comida más aún, pero que está gobernado por imbéciles que no ponen orden ni concierto en sus prioridades, y que me obligan a renegar, y a emigrar, hasta por vergüenza y cuestión de principios ya casi, y como a mi a otros miles de jóvenes con sueños que priorizan muy por encima de una buena comida y un sol radiante.


PD. No me da la gana de ponerme casco.

PD2. Si se aprueba definitivamente esta inteligentísima medida la gente se animará aún menos a  coger las bicis, algunos quizás incluso dejarán de usarla, y habrá más coches, más atascos, más humo (y malos humos), más ruido. Una vez más: Bravo, y gracias.




“Cuando veo a un adulto en bicicleta, no pierdo las esperanzas por el futuro de la raza humana”
H.G. Wells