4 mar. 2011

Continuación (La venganza del Blog; El no lo haría).

Como anecdota referente a la ultima entrada, contaros que una vez un amigo mio intento hacer el mondongo aqui referido fracasando estrepitosamente, y que de ese fatal acontecimiento surgio no solo una masa aberrante a la que bautizamos como plasturri y de la que descubrimos unas leyes fisicas propias, sino tambien una gran aversion por mi parte a comer cualquier cosa que el cocinara. No se como pero la creación resbalaba azucar y al probarlo os juro que fue como masticar el Sahara entero condensado en un bocado... Asi que, como os decia, escribimos unas leyes acerca del plasturri, de su extraña naturaleza y de las muchas propiedades descubiertas en los pocos minutos que duró en nuestras manos... Aquí os las dejo:

Plasturri: Dicese de la masa amorfa de azucar masticable y sabor a hojaldrada, con color y consistencia dudosos, que trata de parecer un pastel o bizcocho pero que en ningun momento puede ni podra llegar a serlo. Propiedades del plasturri:

1. El plasturri ni se crea ni se destruye, y mucho menos se transforma.
2. Tal y como entra, exactamente igual, sale.
3. Si dejas plasturri al sol, no dudes de que se regenerara por completo en pocas horas.
4. Es la clave de un nuevo pegamento biologico comestible, muy util en aplicaciones didácticas; un giro drastico y sorprendente para las manualidades.
5. La ingesta de plasturri puede ser mortal de no ser adiministradas en menos de 20 minutos altas dosis de H20.


No pude escribir esto en la ultima entrada ya que no se porque estoy teniendo problemas con la selección de colores y demas al publicar (claramente comprendo que es debido a un sentimiento de rencor profundo por parte del Blog hacia mi persona por haberlo desatendido tanto tiempo, abandonado en los vastos confines de Internet, pero asumo, optimista que soy, que se le pasara y pronto volvera a colaborar activamente conmigo). Sin más dilacion, decir que escucho tambores latir. (CARNAVAL!)

Vuelta a casa por Carnavales tras largo periodo vacacional.

Reinsertandome de lleno en las intrincadas redes de esa gran araña llamada Internet, HOLA MUNDO!

Debido al mal sabor de boca que este pobre triste y abandonado pobre blog me reprocha tener con sus grandes ojos pixelados (debe de ser algo homólogo a la situación que se da cuando dormimos mucho tiempo y de repente despertamos con la boca seca y pastosa, digo yo), voy a hacerle una rica rica tarta de buenos dias para que se espabile y levante con mas fuerzas y energias que nunca. Os dejo una receta hipermegafacilisima (yo he podido hacerla, y con exito) para que la disfrute quien se atreva a ello (decir que es un postre portugues y la reposteria portuguesa es gratamente reconocida, al menos por mi estomago), ya que pese a que esta bien rico, el nombre no invita mucho a ello (salami dulce lo llaman, aunque yo, pachangueramente y entre amigos, prefiero nombrarlo como Mondongo). Vosotros decidis que nombre tiene mas gancho, yo lo tengo claro! Facil y rico, ahi va:

-Dos paquetes de galletas (Se suelen usar Maria, pero yo, como estudiante, decir que he usado de todas las mas baratas y horribles galletas que existen, como las tostadas cuadradas del mercadona, y me quedo rico... Comprad un paquete de esos cuadruples en carrefour, de esas redondas tipo maria, que salen bastante rentables y dan para un par de veces.)
-Dos huevos (no os preocupeis, son tal cual, sin mariconadas de montar la clara ni nada).
-Cola cao (Lo que vaya siendo requerido por la masa pastosa que os salga, unas 4-5 cucharadas).
-Dos cucharadas soperas de mantequilla.
-Asssuuuuuuuuuuuuuucar. (1-2 cucharadas).

Bien, para empezar lo que hay que hacer es basicamente descargar toda la ira y tensiones que podamos tener acumuladas con los dos paquetes de galletas; los vaciamos en un recipiente grande (como una fuente, o vamos echando galletas a intervalos y no todas de golpe, o las vais desmenuzando y echando... Como gusteis), y las machacamos mucho, mucho, mucho. Convertimos las galletas en pedacitos pequeños (no tanto como polvo, pero no quedeis enormes trozos tampoco... Tambien va al gusto, yo prefiero muchos trozos pequeños, pero como lo vayais viendo segun el sentido comun que os dicte el alma cocinera interior). Bien, mientras tanto, calentad las dos cucharadas de mantequilla unos segundos al micro (en un vaso), y cuando tengais a las galletas bien KO, verted encima la mantequilla. Ahora, con cuchara o algo para remover, mezclais muy bien el polvo de galleta con la mantequilla, y espolvoreais las cucharadas de cola cao y una de azucar, de modo que se os va a formar una especie de pasta grumosa sin muy buena pinta. Bien, llegados a este punto, echadle los huevos, tal cual, enteros, a la pasta (Tenemos pues una pasta de huevos, galletas, cola cao, azucar y mantequilla). Debe tener una consistencia bastante espesa. Por ultimo, debeis moldear esa pasta, ¿Cómo? bien, coged un trozo amplio de papel albal, y sobre el id poniendo la masa (con cuchara, no con la mano!). Dadle forma de salami (decir chorizo quita las ganas de comerlo, pero de verdad, mas alla de las apariencias, esta realmente bueno, os aseguro que siempre que lo he hecho ha triunfado!), y cercioraros de que quede bien compacto, no muy alargado, que tenga consistencia. Prensadlo bien. Ahora solo queda meterlo en la nevera (son un par de horas debiera bastar, pero yo si no tengo mucha prisa suelo dejarlo toda la noche), y cuando lo saqueis y vayais a servirlo, espolvoread por encima azucar (ahora que lo pienso tambien podriais echarle coco, aunque no puedo recomendaroslo ya que nunca lo he hecho, ya me contariais si lo hicierais!), y listo! Como dato, decir que no se come a mordiscos, sino que se parte en rodajas con cuchillo (si, por eso y por la forma lo de salami).

Con esto concluyo mi regreso al mundillo, un alegre y flamante saludo, Pais de Nunca Jamas!!